Lema del Curso

MI VIDA: CREA, SUBE, COMPARTE

Tengo que reconocerlo. El curso pasado, día a día, actividad por actividad, campaña tras campaña lo fui experimentando: el nosotros siempre supera al yo, que la comunidad mejora a las individualidades por muy poderosas que sean.... Supimos que, observando todas las dimensiones de la persona, eres más que tú mismo, más que lo que te venden, más que el presente… Y mirando de este modo la vida, mi vida es luz, mensaje directo y actual, experiencia compartida en plenitud. Acojamos el intento de que los días transcurran por ese camino.

Mi vida: crea. La vida está llamada a generar vida. A cuyo objeto es tiempo de indagar, reflexionar, elaborar tareas y proyectos. La vida es la sugerencia que acerca el maravilloso de la inquietud que hace nuevas todas las cosas, que anima a soñar, a no contentarse con lo conseguido cuando aún falta tanto para conseguir que las vidas se llenen de vida. 

“Mi vida crea”. A cuyo objeto la vida con sus dinamismos es capaz de renovar nuestra historia personal.

Mi vida sube. La vida tiene posibilidades de ascensión, no se sitúa en un único plano. Es momento de comparar los distintos caminos por los que discurre la vida. Es momento de buscar otras claves que le den a la melodía los tonos diferentes que la enriquecen y le permiten ser canturreada por todas las voces. Es momento de observar otras miradas que ven la realidad desde perspectivas diferentes para incorporar nuevas miradas y nuevos horizontes. 

Mi vida comparte. Es tiempo de hacer una nueva lectura de lo que viven las personas y los grupos incluidos en un mismo proyecto, con los compañeros, con las redes sociales que interactúan y obligan a estar y moverse con criterios propios y contrastados en un mundo sin muchos criterios. Es tiempo de compartir el trabajo del curso, las realizaciones de las campañas y la implicación de todos y cada uno en eso que es nuestra vida colectiva. 

“Mi vida crea, sube y comparte”. A cuyo objeto la vida es una opción por la vida en plenitud. 

Este año la vida, “Mi vida”, quiere ser un estímulo para darle rienda suelta a la creatividad y al trabajo educativo pastoral. Pero este año con mayor motivo, porque queremos hacer memoria agradecida de los 100 años de la llegada de los salesianos a A Coruña. Cien años llenos de mucha vida entregada, vida ilusionada y compartida con y a favor de la juventud coruñesa. He ahí el desafío hoy de romper todas las ataduras y apostar por la libertad del viento, que no deja de ser la libertad de los hijos de Dios, el dueño y señor de la vida.

Se abre un nuevo capítulo de nuestras vidas. Un capítulo que se realiza en el tiempo, en el curso 2016-2017, pero cuyos logros harán de nuestras vidas una propuesta de crecimiento, personal y comunitario, que abarca nuestra existencia y la del grupo (familia, colegio, parroquia) que nos da forma. Seguimos siendo y existiendo con los otros. 

“Mi vida: crea, sube, comparte”. Habrá que apuntarse la esa vida que genera, trasciende, comparte toda nuestra realidad. Quieta abierto el plazo de inscripción.